Sí, te da miedo, pereza y pena dejar atrás a tu yo actual. Pero quieres que tu yo actual sea un yo más avanzado en tus propósitos. Así que…

Dar el salto

…no tienes más opciones que despojarte del miedo, la pena y el hábito. Estamos cambiando todo el tiempo, pero para esto se requiere un cambio más potente, sin miramientos: un salto a ciegas y sin red.

Una semilla debe germinar (morir, dejar de ser) para convertirse en eso que potencialmente es.

Pero has estudiado; llevas toda la vida estudiando el terreno y sabes que ahí delante no hay ningún precipicio, aunque a nuestro cerebro de supervivencia no se lo parezca.

Básicamente, tienes dos opciones: una, seguir donde estás, rezando por que un día suceda algo que te haga estar mejor (pero en la inoperancia y el conformismo solemos toparnos mucho más a menudo con degradación), y dos, dejarte de tonterías y dar ese puto salto DE UNA VEZ POR TODAS.

Pídeme información sobre mis programas y sesiones individuales aquí.