La habilidad social número 1 no es saber engatusar. No es ser gracioso/a. No es mostrar una personalidad exitosa…

escuchar

La habilidad social número 1 es la escucha activa y sincera.

Mostrar interés genuino por los amigos, la familia y las personas en general te llevará a conseguir la vida que quieres.

Todos tienen mucho que ofrecerte. Y, si no te lo parece, avanza hacia una vida en la que te relaciones con personas más afines a ti.

Recuerda que ahora estamos hablando de habilidades sociales. No estoy diciendo que tengas que relacionarte con todo el mundo y ser el/la más social del mundo.

Aunque decidas elegir una vida muy poco social, de cualquier manera, ejercita y desarrolla la escucha activa y sincera. Interésate de verdad por lo que te cuenta la otra persona.

Normalmente, solemos escuchar de fondo y poner nuestros pensamientos e intereses en primera línea y, a la mínima ocasión, saltamos y arrebatamos el turno de palabra y la dirección de la conversación.

Por eso, cuando aparece alguien que le da la vuelta y pone a la otra persona en primera línea (aparecerá su interés por ti de la mejor manera a su debido tiempo), esa persona lo agradece inmensamente, aunque no lo haga conscientemente.

“Qué maja esta persona” es lo mínimo positivo que pensará de ti.

Además, disfrutarás de este tipo de interacciones. “Quien lo probó, lo sabe”, que diría Lope de Vega.

Hazlo genuinamente.

Win-win.

Conéctate con tu yo paciente y amoroso. La rabia, la frustración y la apatía no te conducen a ninguna parte que merezca la pena.

Eso sí: la escucha activa y sincera debe ir de la mano de la asertividad. Da y da y da. Y, cuando lo sientas oportuno, establece límites.

Reserva ahora una sesión individual conmigo. Clic aquí para más información.