Estás a tiempo. No cuentes tus objetivos. En esta breve entrada entenderás por qué.

hombre playa

Aunque nos cueste creerlo, contamos nuestros objetivos porque queremos obtener rédito social antes de habérnoslo ganado.

Otras veces es para aclararnos las ideas y seguir trazando el plan: hablar en voz alta nos ayuda a poner en orden los pensamientos. Pero podemos hacerlo solo con una persona, nuestro cómplice de vida, o bien en soledad, hablando en alto o poniéndolo en el papel.

Saborear las mieles del éxito solo es bueno como combustible en tu soledad y en silencio. Para impulsarte.

Si lo haces en voz alta frente a gente, nuestro cuerpo suelta la dopamina y entonces perdemos mucho del impulso que nos lanza hacia nuestras metas.

Pídeme información sobre mis programas y sesiones individuales aquí.